¿De qué hablamos, cuando hablamos de auténticos profesionales de las ventas?

En el mundo comercial actual, vemos dos tipos de empresas, las que conquistan al consumidor, o las que son tan económicas que ganan por low cost.

Cada vez cuesta más que las empresas apuesten solo por la excelencia, por la autenticidad.

Se ha instalado el miedo entre ellas de que si lo hacen pierden, por un lado, tenemos a los clientes que quieren propuestas de valor, de calidad y por el otro extremo, tenemos a los clientes que solo valoran precio y nada más.

El low cost se ha instalado entre nosotros para quedarse, y esto es así en parte por las crisis económicas que tanto miedo han metido en el consumidor, y que han sido propulsoras del nacimiento de estas propuestas donde la sensibilidad por el precio lo es todo.

El uso de las nuevas tecnologías ha facilitado estos posicionamientos también, pero hay otro factor más importante, los consumidores han descubierto que lo barato no siempre tiene que ser malo.

Hace unos años creíamos que solo lo caro era bueno y lo barato solo podía ser malo, que la clase media de la sociedad solo podía comprar productos caros y que solo las clases más empobrecidas compraban aquel producto barato. Esto se ha terminado.

La alternativa de posicionarse como empresa y profesional por precio, está muy bien como estrategia y en muchos casos es muy rentable, ¿pero qué alternativas tienen las empresas que no quieren entrar en este juego? 

Luchar contra las low cost solo es posible conquistando al cliente, y hacerlo de tal modo que nuestros clientes estén dispuestos a pagar ese valor de calidad, autenticidad y excelencia que tenemos para ofrecerles.

Ser una empresa y un vendedor que conquista al cliente, significa ir siempre un paso más allá, es anticipar, prever, repensar y porque no “desaprender “conceptos arraigados, para dar lugar a otros nuevos.

Muchas empresas se quejan de que es difícil conquistar al cliente, que el cliente es más infiel que nunca, que el cliente lo quiere todo, que el cliente no valora, que solo quiere precio.

¿Y yo me pregunto, las empresas que están haciendo para lograr conquistarnos?

Para lograr conquistar al cliente a mi se me ocurren dos alternativas: ofrecer producto, o tener calidad de personas. Si como empresa no tienes contacto con tu cliente final, tendrás que apostar por el producto y ya veremos.

Pero la mayoría no logra diferenciarse por esto, porque la competencia es muy parecida, por lo que el único valor que jamás será parecido y con el que podrán diferenciase son las personas, los auténticos profesionales de valor.

¿Y yo me pregunto, las empresas que están haciendo para lograr conquistarnos?

Comerciales y clientes

Comerciales y vendedores, son los que tienen contacto con el cliente, y aquí es donde nunca nadie podrá copiarte.

Tu puedes tener un producto fantástico, pero todo habrá quedado en nada si la interacción empleado cliente es nefasta, para bien o para mal, aquí nos jugamos la conquista como marca, y como producto.

Cada vez más, los departamentos comerciales necesitan de auténticos profesionales, que vivan su trabajo con pasión, que amen lo que hacen, que tengan auténtica vocación de servicio, que disfruten con su trabajo y que contagien, que sean entusiastas, sonrientes y grandes trabajadores.

No es fácil, para ello hay que ayudar y motivar a los equipos, cuidarlos, aunque muchos jefes no tengan ni idea de lo que significa cuidar a su gente.

Las empresas deben aprender a trabajar la Actitud, la Amabilidad, la Sonrisa, la Ilusión de ellos como empresas para y por sus empleados, no podemos pedirles a los equipos lo que no somos capaces de hacer nosotros mismos.

Esta es la gran diferencia, los auténticos profesionales de la venta lo tienen.

¿Y tú, también trabajas tu actitud?

En Sales Talent Academy podemos ayudarte. ¿Hablamos?

Comparte con el mundo! Spread the word!

shares